Loading...
Estás en:  Noticias de Viajes  >  Noticias de Turismo y Viajes  >  Current Article

Tiempo de crisis en la aviación

By   /   9 mayo, 2018  /   No Comments

Las compañías aéreas tienen una estructura de costes en la que destaca el precio del combustible. Según el caso, este concepto puede suponer hasta el 40 por ciento de los costes totales de una aerolínea. Sin embargo, no es tan relevante que ese porcentaje de impacto sea muy elevado como que ese concepto de gasto […]

Las compañías aéreas tienen una estructura de costes en la que destaca el precio del combustible. Según el caso, este concepto puede suponer hasta el 40 por ciento de los costes totales de una aerolínea. Sin embargo, no es tan relevante que ese porcentaje de impacto sea muy elevado como que ese concepto de gasto sea extremadamente inestable. Es más grave que el combustible de pronto pueda subir un 30 por ciento que no su peso relativo. Porque esta inestabilidad provoca profundos bandazos en las cuentas de las aerolíneas, con sus consecuencias inevitables en los precios, en la rentabilidad y, más aún, en sus posibilidades de supervivencia.
Hasta la semana pasada, el petróleo estaba subiendo lenta pero constantemente. Hoy la subida, tras la decisión de Donald Trump de retirarse del tratado con Irán, es impresionante. En unos días, los surtidores de gasolina acusarán el golpe. Y al mismo tiempo, el suministro en los aeropuertos también tendrá su alza.
Cuando los precios de los combustibles suben, las aerolíneas se encuentran con un problema inevitable: aumenta su presión sobre los costes. Aquellas que tienen costes bajos, pueden mantener los precios porque, al fin y al cabo, operan con facilidad. Como mucho, ganan menos. Pero quienes tienen costes altos, se encuentran entre la espada y la pared: si repercuten la subida del combustible, pierden viajeros, y si no lo hacen, pierden dinero.
No es la primera vez que ocurre, pero ahora podemos ir desempolvando la narrativa ya conocida: compañías que dejarán de atender ciertas líneas, aduciendo cualquier motivo baladí; otras que subirán los precios porque no pueden aguantar; otras que dejarán flota en tierra –especialmente a partir de octubre que viene.
En estas crisis, los ganadores son siempre los mismos: Ryanair, Wizzair, y algunas otras aerolíneas de costes bajos. Los perdedores están en el otro extremo. Y hoy ocurre que los dos primeros nombres que vienen a la cabeza son los de Air France y Norwegian. En el primer caso, por razones obvias; en el segundo, por la debilidad financiera, no por los costes, que no los tiene muy altos.
Eso es lo que se avecina: tiempo de crisis.

Fuente: http://www.preferente.com

    Print       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>