Loading...
Estás en:  Noticias de Viajes  >  Influencers de Turismo  >  Current Article

Recorriendo la ciudad de Dublín, la capital de Irlanda

By   /   18 febrero, 2014  /   No Comments

Justo donde desemboca el río Liffey, en el condado de Dublín, encontramos la bella y animada ciudad de Dublín. Ostenta la capitalidad de la República de Irlanda, y su origen se remonta al siglo IX. La población primigenia fue fundada … Sigue leyendo

Justo donde desemboca el río Liffey, en el condado de Dublín, encontramos la bella y animada ciudad de Dublín. Ostenta la capitalidad de la República de Irlanda, y su origen se remonta al siglo IX. La población primigenia fue fundada por los vikingos. La historia de Irlanda ha sido una continua sucesión de guerras y conflictos, que finalmente desembocaron en la independencia del país, ya en los albores del siglo XX (1922). Hoy en día, Dublín es una ciudad que vive de cara al futuro, pero sin olvidar su pasado, del que presume con orgullo. Se conservan en la villa muchas de las ancestrales tradiciones gaélicas, que conviven paralelas con la constante evolución de la ciudad.

© Wikimedia 

El clima de Dublín, aunque lluvioso, resulta muy agradable en cuanto a las temperaturas se refiere. Los inviernos son suaves, y los veranos algo frescos. Los mejores meses para conocer la ciudad son mayo y junio, siendo desaconsejable el mes de octubre, por ser el mes más lluvioso.

La visita a Dublín debe empezar por las calles y barrios más populares, como es el caso de O´Connell Street, la principal arteria de la ciudad, o Temple Bar, uno de los barrios más antiguos y pintorescos de la capital, con diversión asegurada a cualquier hora del día o la noche. En ambos lugares encontraremos una gran variedad de bares, restaurantes y tiendas. Grafton Street es otra de las calles que merece ser recorrida. Es peatonal y siempre está muy animada.

© Wikimedia 

En la ciudad de Dublín encontraremos un buen puñado de interesantes lugares que merecen ser visitados. Por ejemplo, la popular Universidad Trinity College, la más antigua de Irlanda, fundada en el año 1592; el Castillo de Dublín, reconstruido tras el incendio de 1684; la inevitable Guinness Storehouse, la antigua fábrica de cerveza Guinness, que dispone de un increíble bar panorámico; los museos Nacional de Arqueología, la Galería Nacional de Irlanda o el Museo de Artes Decorativas e Historia; preciosas iglesias, católicas por supuesto, como la de San Michan, la catedral de San Patricio o la Catedral de Christ Church; la histórica Cárcel de Kilmainham, del año1796, donde estuvieron presos muchos de los personajes relacionados con la independencia de Irlanda; la Antigua Destilería de Jameson o el original edificio de Custom House, de estilo neoclásico y construido en el siglo XVIII para funcionar como la aduana del puerto de Dublín.

© Wikimedia 

Tras este intenso recorrido por la ciudad de Dublín, llega el momento de recuperar las fuerzas. Siguiendo la línea de la cocina irlandesa, encontraremos numerosos y contundentes platos, algunos no muy del agrado del gusto culinario español. Entre las recetas más tradicionales se encuentran el Boxty, una especie de pastel de patata; el Irish Stew, un estofado de carne de cordero; el Colcannon, puré de patatas cocinadas con col; el Black pudding, parecido a la morcilla; las Fresh oysters, ostras servidas sobre hielo, o el Coddle, salchichas de cerdo troceadas, recubiertas de beicon y acompañadas de patatas y cebolla. Para finalizar la comida, nada mejor que un típico café irlandés, preparado con whisky irlandés, azúcar y nata.

Los verdes y atractivos alrededores de la ciudad de Dublín invitan a hacer excursiones a lugares como la localidad costera de Howth o a la elegante villa de Malahide. Pero nos costará abandonar una ciudad tan acogedora y animada como Dublín. No hay que olvidar que esta ciudad también posee un interesante pasado literario. Aquí nacieron o se inspiraron escritores tan destacados como Oscar Wilde, Samuel Beckett, James Joyce o Bram Stoker, el creador del personaje de Drácula. Existen rutas culturales por la villa relacionadas con estos artistas y sus obras.

© Wikimedia 

Los amantes de la noche estarán encantados con el ambiente nocturno de Dublín. Tras cenar temprano, alrededor de las 20:00 horas, es habitual ir a tomar unas pintas a los pubs de Temple Bar, que cierran a las 02:00 horas, y continuar por los clubes de Dublín, que cierran a las 03:00 horas.

En cuanto a las compras, es inevitable adquirir souvenirs relacionados con Irlanda,  como los tréboles, los duendes leprechaun o las ovejas, y todo tipo de objetos y ropa en los que predomina el color verde. Por supuesto, también están los artículos de merchandising de Guinness y las botellas del conocido whisky irlandés Jameson.

© Wikimedia 

En Dublín no encontraremos una gran profusión de monumentos ni de trascendentales museos, pero sí que disfrutaremos de grandes zonas ajardinadas, de verdes parques y de calles siempre abarrotadas de gente dispuesta a pasarlo bien, sobre todo en torno a una pinta de Guinness en uno de los numerosos pubs y tabernas de la ciudad. Los irlandeses tienen muy buen carácter y son muy amables con los turistas. En Dublín uno se puede sentir tan a gusto como en casa, pero rodeado de música celta y de interesantes leyendas irlandesas.

 

 

Fuente: http://blog.hoteles.net

    Print       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>