Loading...
Estás en:  Noticias de Viajes  >  Noticias de Turismo y Viajes  >  Current Article

El final de Renfe

By   /   8 mayo, 2018  /   No Comments

Las agujas del reloj que marca el final de Renfe están girando. Hemos hecho todo lo que hemos podido para mantener el coto cerrado, para salvar lo que fuera posible del invento, pero finalmente, llegará un día en que Bruselas impondrá el final del monopolio, cuando habrá que hablar claro, cuando habrá que competir. Europa, […]

Las agujas del reloj que marca el final de Renfe están girando. Hemos hecho todo lo que hemos podido para mantener el coto cerrado, para salvar lo que fuera posible del invento, pero finalmente, llegará un día en que Bruselas impondrá el final del monopolio, cuando habrá que hablar claro, cuando habrá que competir.
Europa, a diferencia de España, hace años que inició la liberalización; hace años que tiene empresas que se han ido adaptando a qué servicios quiere el cliente, cómo atenderlo mejor, qué ofrecerle, cómo se gestionan los precios y la oferta, etcétera. Nosotros, en cambio, preferimos cerrar las fronteras y proteger nuestro monopolio. No hemos aprendido nada de la liberalización de la aviación que nos debió de enseñar que sólo quien compite aprende a hacer las cosas bien y con costes bajos.
Pensar que Renfe pueda sobrevivir a la competencia es soñar, es dejar volar la imaginación. Arriva, por ejemplo, la compañía filial de Deutsche Bahn que entrará en España con un servicio entre Coruña y Oporto, lleva ya veinte años en el mercado. Opera decenas de líneas ferroviarias en varios países, con vehículos propios, con vehículos alquilados; en servicios de largo recorrido, en servicios de cercanías; con trenes de venta anticipada, con servicios urbanos. Arriva no se opera desde Alemania, porque la Deutsche Bahn sabe que la gestión privada es otra cosa; Arriva sigue dirigida desde Sunderland, en el Noreste de Inglaterra, donde nació. Y desde allí lleva una filial de autobuses y la de trenes.
Pero no es sólo Arriva, los ferrocarriles holandeses tienen una filial, Abellio, que opera los trenes de Escocia, donde por cierto está perdiendo dinero en cantidad. En realidad están aprendiendo, están adquiriendo los conocimientos para captar al cliente. Y podríamos hablar de National Express, o de Veolia, o de Keolis, o de Stagecoach, o de First, o hasta de Go-Ahead.
Mientras, en Renfe soñamos que reuniendo la compañía con Adif, esta podrá ponenle trabas a los competidores para terminar favoreciendo al monopolio. Y hasta puede que lo consigamos durante un tiempo. Sin embargo, al final siempre fallaremos. Aquí se trata de crear una organización eficiente, profesional y competitiva, que conozca qué quiere el cliente, que sepa cómo construir ese producto. Y eso no se hace de la noche a la mañana.

Fuente: http://www.preferente.com

    Print       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>