Loading...
Estás en:  Noticias de Viajes  >  Noticias de Turismo y Viajes  >  Current Article

Bañuelos negocia los ‘namings rights’ de BCN World con el alcalde de la ciudad

By   /   2 abril, 2014  /   No Comments

Barcelona World no quiere cambiar de nombre y ni la negativa del pleno del Ayuntamiento de la capital catalana ni las restricciones que existen sobre el uso de la marca parecen suficientes para hacer recapacitar a sus impulsores. El consejero delegado de Veremonte, promotora del proyecto, Xavier Adserà, lo tiene claro: habrá pacto sí o sí.

“Seguro que llegamos a un acuerdo”, ha explicado el directivo en una conferencia organizada por PwC que ha impartido este miércoles en Barcelona. Adserà ha evitado entrar en detalles, sobre todo cuando se le ha interpelado sobre si la firma estaría dispuesta a pagar por los naming rights de la ciudad. Por su parte, fuentes del Consistorio han declinado ofrecer una versión oficial y se han remitido a las declaraciones del responsable del proyecto.
      

 
Adserà ha evitado entrar en detalles como, por ejemplo, si la compañía pagará por el uso de la marca
 

 
Adserà sabe que el proceso es complicado y no ha dudado en calificarlo de “escollo”. Razón no le falta. El pleno consistorial votó en octubre de 2012 a favor de una propuesta del PP en que instaba al alcalde Xavier Trias a rechazar el uso por parte del macro-complejo de ocio y juego del sustantivo de la ciudad. Pese a que el hemiciclo municipal no tiene poder legal para impedirlo, según aseguró la concejal de CiU Sònia Recasens en esa sesión, se trata de un termómetro de como sienta la idea en la ciudad.

Otra muestra es la decisión del propio Ejecutivo local de oponerse al uso de la marca en el registro de Patentes y Marcas, donde Barcelona World ha tramitado el registro de sus nomenclaturas.

El uso de la marca Barcelona está restringido por un reglamento. La norma excluye algunas actividades, como el propio Adserà ha recordado en su discurso, que podrían ser vitales para la iniciativa. No obstante, existe la posibilidad de negociar por ellas, una vez se constituya el consorcio Agencia Marca Barcelona.

Los estatutos del organismo establecen un reparto de sillas entre representantes municipales, entre ellos, el alcalde. También se guardan asientos para Fira de Barcelona, Turisme de Barcelona o la Cambra de Comerç. Al organismo aún le falta para echarse a andar. Y, entre otros temas a solucionar, queda que la justicia resuelva el entuerto existente con la Oficina de Patentes por la potestad del tan valorado nombre de la ciudad.

Acuerdo político

Mientras Barcelona se decide, Bañuelos, Adserà y los suyos van quemando etapas. Este miércoles se ha aprobado en comisión el acuerdo político rubricado en fin de semana entre CiU y PSC. El pacto incluye la rebaja fiscal necesaria para hacer BCN World competitiva con otras ciudades como Macao, según ha dicho Adserà.

Otro paso adelante ha sido la presentación de un nuevo socio al proyecto: el grupo Hard Rock. Se encargará de gestionar los hoteles del segundo resort del parque. El gigante, que factura 3.000 millones de dólares al año, pasa a engrosar la lista de partners ya anunciados: Meliá, Value Retail, Melco y Port Aventura. No obstante, Veremonte sigue sin resolver algunas incógnitas de peso. La más destacable, la financiación. La firma aún no ha desvelado los supuestos bancos asiáticos que participarán en el arranque del proyecto.

Barcelona World no quiere cambiar de nombre y ni la negativa del pleno del Ayuntamiento de la capital catalana ni las restricciones que existen sobre el uso de la marca parecen suficientes para hacer recapacitar a sus impulsores. El consejero delegado de Veremonte, promotora del proyecto, Xavier Adserà, lo tiene claro: habrá pacto sí o sí.

“Seguro que llegamos a un acuerdo”, ha explicado el directivo en una conferencia organizada por PwC que ha impartido este miércoles en Barcelona. Adserà ha evitado entrar en detalles, sobre todo cuando se le ha interpelado sobre si la firma estaría dispuesta a pagar por los naming rights de la ciudad. Por su parte, fuentes del Consistorio han declinado ofrecer una versión oficial y se han remitido a las declaraciones del responsable del proyecto.
      

 
Adserà ha evitado entrar en detalles como, por ejemplo, si la compañía pagará por el uso de la marca

 
Adserà sabe que el proceso es complicado y no ha dudado en calificarlo de “escollo”. Razón no le falta. El pleno consistorial votó en octubre de 2012 a favor de una propuesta del PP en que instaba al alcalde Xavier Trias a rechazar el uso por parte del macro-complejo de ocio y juego del sustantivo de la ciudad. Pese a que el hemiciclo municipal no tiene poder legal para impedirlo, según aseguró la concejal de CiU Sònia Recasens en esa sesión, se trata de un termómetro de como sienta la idea en la ciudad.

Otra muestra es la decisión del propio Ejecutivo local de oponerse al uso de la marca en el registro de Patentes y Marcas, donde Barcelona World ha tramitado el registro de sus nomenclaturas.

El uso de la marca Barcelona está restringido por un reglamento. La norma excluye algunas actividades, como el propio Adserà ha recordado en su discurso, que podrían ser vitales para la iniciativa. No obstante, existe la posibilidad de negociar por ellas, una vez se constituya el consorcio Agencia Marca Barcelona.

Los estatutos del organismo establecen un reparto de sillas entre representantes municipales, entre ellos, el alcalde. También se guardan asientos para Fira de Barcelona, Turisme de Barcelona o la Cambra de Comerç. Al organismo aún le falta para echarse a andar. Y, entre otros temas a solucionar, queda que la justicia resuelva el entuerto existente con la Oficina de Patentes por la potestad del tan valorado nombre de la ciudad.

Acuerdo político

Mientras Barcelona se decide, Bañuelos, Adserà y los suyos van quemando etapas. Este miércoles se ha aprobado en comisión el acuerdo político rubricado en fin de semana entre CiU y PSC. El pacto incluye la rebaja fiscal necesaria para hacer BCN World competitiva con otras ciudades como Macao, según ha dicho Adserà.

Otro paso adelante ha sido la presentación de un nuevo socio al proyecto: el grupo Hard Rock. Se encargará de gestionar los hoteles del segundo resort del parque. El gigante, que factura 3.000 millones de dólares al año, pasa a engrosar la lista de partners ya anunciados: Meliá, Value Retail, Melco y Port Aventura. No obstante, Veremonte sigue sin resolver algunas incógnitas de peso. La más destacable, la financiación. La firma aún no ha desvelado los supuestos bancos asiáticos que participarán en el arranque del proyecto.

Fuente: http://www.02b.com

    Print       Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>